lunes, marzo 21, 2011

Humor para toda la familia

El domingo fui a Starbucks a desayunar y me comi un sandiwiche de miga con mucha pero mucha radicheta. Me encanta la radicheta, pero era mucha. Osea, no me explico, mucha. En un momento pense en cambiarlo, que me den otro pero no quise hacer escandalo. Si te vas a levantar e ir al mostrador tiene que ser con una excusa que justifique un par de puteadas. Una que me estoy guardando para un momento asi es "hijo de puta cara de hemorroide nuclear", peor no me parecia necesaria en un conflicto por un poco de radicheta. ¿O era rucula? No se cual es la diferencia.
Brian.

2 comentarios:

Dib dijo...

no seas emo, si tenés que pelearte te peleás.

Milio dijo...

No importa, si era mucha era mucha.Muy buen chiste.