domingo, septiembre 23, 2012

5773

El otro dia fue Rosh Ha Shana y la primera noche cenamos en la casa de mi prima. Yo iba a llegar tarde porque fui a Dibujados a presentar Noviembre y despues a jugar al basket que tuvo que atrasarce un poco porque el club palermo nos volvio a cagar y terminamos en nuestra antigua casa, el club colegiales.

Termino de jugar, una de mis peores noches como tirador pero como asistidor de diez, y me fui medio chivado a la casa de mi prima. Mi mama me dice que vamos a cenar en el salon. Llego al edificio y el salon es como un pasillo grande que le quedo al arquitecto en la entrada. Yo llegue y veia a mi familia comiendo frente a la calle. Fue lo mas parecido a tener familiares en venta en la vidriera de Garbarino.

Entro medio rengueando, todos me pregunta si me habia pasado algo, digo que no. Me pongo a comer y despues la tarea que vengo cumplido hace casi 15 años que es la de jugar y cuidar a los mas chicos.

La segunda noche es mas o menos lo mismo pero conmigo un poco mas presentable: bañado, en camisa, cien puntos. Ademas, se sumaron los hijos de mi prima Gisela, el cual hay que destacar a Benjamin, el niño que no tiene miedo a nada salvo a que te pongas en cuatro y ladres. Estoy seguro que si le pasas un lanzallamas cerca de las bolas, no le pasa un carajo. Hasta seguro que se rie. Pero si ladras, chau. Es el terror.

Termina la noche. Me voy a casa. Al otro dia es feriado por año nuevo judio. No voy a trabajar y duermo hasta la hora que quise.
Brian.

pd: ah, que boludo, ¡shana tova!

No hay comentarios.: