martes, enero 15, 2013

Ralph el demoledor

El viernes voy al cine y para eso me fijo en la pagina de Hoyts los horarios para poder organizar bien la noche. ¿A que hora ir? ¿Cuando cenar? ¿Que cenar? y demas preguntas existenciales. Queria ver Ralph el demoledor y la daban a las 22:30 segun la web.

Eran las 21:30 y hago tiempo. Doy una vuelta, doy otra, soy testigo de una persecusion policial y me voy al cine a ver la pelicula. Llego a la puerta de la sala y todavia la estaban dando. Miro para aqui, miro para alla. Veo devuelta el cartelito electronico que tienen los hoyts para anunciar que pelicula dan en cada sala y decia 21:30. Agacho la cabeza. Mis ojos se quedan mirando la alfombra y como cada vez que voy me hago la misma pregunta: ¿como esta tan limpia? No deberia estar llena de azucar y pochoclo? Me dan ganas de comer algo y... me doy cuenta.

Agarro las entradas y decian 21:30, no 22:30. Salgo de ahi casi corriendo a una velocidad que me secara las lagrimas de desesperacion. ¿Como me voy a confundir el horario? Bajo a las boleterias y no sabia a quien preguntarle si me podian cambiar las entradas. Obviamente no iba a decir nada sobre mi confusion. El secreto sobre mi pelotudez debia morir conmigo. Paro a un gerente y antes de mojarle hasta los calzones de lagrimas (mentira, no llore, soy un macho 100% hombre) y me dice que espere en caja 15. Ahi me dicen que pase a la 13. Despues a la 3. La 3 habia sido quien me habia vendido las entradas. Me pregunta que habia pasado.

Tuve que contar la verdad.

Despues vi la pelicula en el horario de las 00:15.
Brian.

1 comentario:

A girl called María dijo...

ajajajajajaja ¡por lo menos te las cambiaron!