viernes, marzo 29, 2013

Atencion atencion

En el conjunto de dias que han pasado, hay uno que se caracteriza por un viaje en colectivo y en el cual me toco viajar con alguien que era un llamado de atencion humano. La hora que todo esto sucedio fue una de esas horas en las cuales las juventudes vuelven a sus casas despues ir a bailar y los motivos de mi porque estaba ahi no son del todo claros, pero volvamos al muchacho.

Tendria no mas de 21 años, de contextura grande, medio dienton, de peinadito onda cresta, 8 trenzitas onda hiponas, 4 aritos en cada oreja, una campera piloto gigante, una camisa de esas que son medio trasparentes pero no saben si son asi porque las hicieron asi o porque las traspiraron mucho, un reloj de pulsera cuadrado de mas o menos el tamaño de mi pie (calzo 44 y medio), una pulseria de hilo en la otra muñeca, un celular samsung de esos gigantes, una cruz colgandole hasta la panza y el pantalon que le colgaba desde la mitad de los muslos (la camisa le tapaba el calzon).

Se bajo antes que yo, pasando once y antes de llegar a Caballito, pero no pare de mirarlo durante todo el viaje. Era imposible. Todos los centimetros de ese pibe decian "hola, prestame atencion!! iujuuuuu". Deci que el resto del colectivo eran todos nenes medios borrachos (habia un nene sosteniedo a la noviecita que tenia un coma alcoholico historico parados al lado mio) y no le dieron tanta bola como yo, pero cuando el pibe se bajo, senti que los ojos los hubiera tenido 78 horas enfrente de la computadora sin parpadear.
brian

2 comentarios:

José A. García dijo...

Por cosas como éstas es que ya no salgo a la calle, ni siquiera para ir a los eventos comiqueros a los que nadie me invita...

Saludos

J.

Phyllobates Terribilis dijo...

pero volvamos al muchacho JAJAJAJA