viernes, abril 12, 2013

Capuchinos

Hoy devuelta en el laburo hubo quilombo y lo protanice yo otra vez. No importan los detalles, esto ya es como una de esas peliculas del juego del miedo, siempre pasa lo mismo y medio que aburre, pero en vez de irme a la mierda como hice hace un tiempo, me fui a almorzar. Todo dentro de la normalidad, no hubo gritos, ni nada. Puro vedetismo no mas.

Fuimos con Gonzalo, Leticia y Javier a un chino que hace comida vegetariana y con Gonzalo nos quedamos ahi a comer. Tiene mesitas y todo. Yo comi un arroz de esos que solos chinos saben hacer y me tome una coca que compre en un quiosco porque la que venden ahi esta 2 pesos mas cara. Gonzalo me dice si quiero ir a tomar un cafe y me lleva a uno por Lavalle y que esta detenido en los años 70. Incluso su clientela lo esta pero sin haber detenido los pelos blancos y las arrugas. Gonzalo pide dos capuchinos y vamos a una barra donde uno de los mozos recibe el pedido. El tipo lo hizo enfrente nuestro y yo no podia creer lo que hacia. Hizo uno de esos efectos especiales que solo se ven en las peliculas gracias a la magia de la computacion. Los dos cafe tenian la espuma que salia de la taza y quedaba dura como si fuera de algodon. Fue riquisimo.

Salimos de ahi y volvimos a la oficina. Juro que no queria volver.
Brian.

1 comentario:

José A. García dijo...

¿No querías volver al trabajo o a la cafetería en cuestión?

Saludos

J.