domingo, mayo 05, 2013

Feria del libro

Si vas a la feria del libro, hay que ir en horario pico. No se puede ir tranquilo, porque la gracia no es buscar lo que queres leer, sino chocarte, ponerte nervioso, putear a la vieja que freno de golpe y te la llevas puesta, que los nenes te cabecen las rodillas y comerte una vida en cada cola para pagar. No, la feria del libro es GUERRA. Y si no te gusta, anda a paser a Parque Rivadavia, Parque centenario o donde quieras.

Pero, no se trata de entrar en combates y batallas con otras personas. La gracia es ponerte encontra del sistema. De jamas de los jamases voy a entender el tema de los pabellones, ni porque dos megaeditoriales se ponen frente a frente con sus dos escritores famosos y ese pasillito de 2 metros que la separa y vuelve todo el recorrido en un trafico de gente insoportable, ni porque tenes que elegir el libro, hacer una cola para pagarlo y llegar a la caja y volver a pedir el mismo libro como si estuvieras en Mcdonalds, ni nada de nada. Aunque, a decir la verdad, amo la feria del libro.

Me gusta, me encanta, creo que si fuera una minita, la feria seria Marcela kloosterboer (como nos salva wikipedia para escribir bien los apellidos raros). Y ayer fui y siempre que salgo que me dan ganas de mas, de atarme con cadenas a los stands y pispear a cuanto esta un vasito de coca cola e indignarme.

Tengo ganas de volver a ir. Quien te dice.
Brian.

1 comentario:

A girl called María dijo...

yo fui, compre libros caros en un impulso y me enamoré de un stand q vendía solo ilustrados. Así está el país (?)