jueves, marzo 20, 2014

Muffin

El descontrol de los ultimos tiempos ha provocado que me tenga que hacer cargo no solo de mi vida, sino de la vida de otro ser viviente, en este caso, Muffin, la super perrita mas sensual, sagaz, inteligente, audaz, valiente, simpatica, intrepida y virtuosa (¿?) del universo.

La semana pasada, mi hermana me avisa que no sabe que hacer con Muffin ya que no encontraba mas lugares donde la puedan cuidar mientras ella iba a la facultad e iba al trabajo. Unos dias atras, la perrita preferida de las masas oprimidas y las que no tambien se quedo en mi mas que humilde morada. Jugamos, comimos, ladramos y hasta hicimos algunos llamados por telefono a pizzerias pidiendo pizzas para direcciones que no existen. Cuando tuvimos hambre, llamamos de verdad a un lugar para que nos trajeran unas milanesas con papas fritas (Obviamente, un caniche toy no puede comer nada de eso y se tiene que conformar con el alimento balanceado) y cuando el muchacho que te trae a casa la comida llego, tambien lo hizo el horror: abri la puerta y Muffin salio disparada hacia la calle. Sali a correrla con toda la nafta que tenia pero ella fue mas rapido. Ni un Usain Bolt dopado iba mas rapido. Primero se fue a la izquierda, donde estaban los porreros que se sientan en el pastito del Paddle de al lado y al verme correr se empezaron a reir (aunque supongo que se reirian de cualquier cosa). Luego, a la derecha, donde con un grito le pedi al chabon del delivery que la agarrara. Ahi me volvio el alma a este judeocuerpo sexy y sensual que tengo.

Por eso, cuando le conte esto a mi hermana, me miro con cara de culo (uno bien caido, para que entiendan lo bien que le cayo la noticia) y no acepto de una que yo me haga cargo de Muffin, pero la necesidad y la falta de tiempo para una mejor opcion (sumado a que le prometi que la iba a cuidar mas que a mi vida), lograron que ahora, esta perrita y yo estemos por cuarto dia consecutivo juntos. Por ahora, no hubo problemas, salvo los comunes (como dejarme escribir esta entrada que empece hace hora y media y que no puedo terminar porque esta rasguñando y ladrando para que juegue con ella).
Brian.

1 comentario:

José A. García dijo...

Hay que aprender a convivir con uno mismo...

Saludos

J.