martes, abril 29, 2014

Plazas

Una de las diferencias mas curiosas a la hora de mudarme ha sido la plaza. Hace un tiempo, cuando Muffin y yo vivimos en ese monoambiente que llame hogar, saliamos a pasear la plaza de Donato Alvarez y Avellaneda. Estaba bueno porque habia mucho perros con los cuales Muffin pudiera interactuar. Habia de todas las razas, tamaños, colores y sabores (supongo que no todos los perros deben saber igual si te los morfas) y hasta se juntaban grupos de personas a entrenar a sus perros. La plaza de Papo, la plaza mas cercana en la casa de casi toda mi vida, tiene pocos perros.

Aventurarme a tirar un hipotesis de porque ocurre este fenomeno seria al pedo. Hay pocos perros y punto. No digo que no haya pero la diferencia entre cada plaza es gigantesca. Cada vez que vamos, quizas nos cruzamos con algunos y hasta por ahi se dan alguna disparatada situacion en la que quedo atado por la correa, pero muy pocas veces ocurre. No se que pensara Muffin, pero es un embole esta plaza.

Eso si. Hay mucho futbol.
brian.

1 comentario:

José A. García dijo...

¿Y hay rejas como en las otras plazas de Macri? Digo, para saber si hay continuidad en los parques...

J.