lunes, noviembre 17, 2014

Ajo

Unos dias atras, fui a la verduleria para comprar lechuga, tomate, cebolla, mandarina, berenjenas y alguna cosa mas, me di cuenta que vendian albahaca y pense que seria una gran idea hacer pesto para los fideos. Vi que vendian ajo, compre y me fui a casa dando saltitos de alegria. Iba a ser un gran almuerzo. Cuando acomodo las compras, me doy cuenta que no veo el ajo. ¿Donde esta? ¿El verdulero me habia cagado? Agarre las llaves y volvi a la verduleria. Nada, ni nadie iba a impedir que me comiera mis fideos con pesto.

Despues de ese almuerzo (que fue el mejor que hubo ese mediodia en el mundo), comence a condimentar todo con ajo. Quizas me quede corto diciendo todo, pero para los limites comunes de la imaginacion, digamos que asi fue. O mejor dicho,me hice adicto. Hay gente que consume drogas, otras son adictas al trabajo o a otras problematicas, yo soy del ajo.

Cuando se me iba acabando el ajo, encontre entre la lechuga que habia comprado aquella vez en la verduleria, el ajo que me faltaba. Ya con la cara ojerosa y con vistas a un desintoxicacion de allium sativum (que capo que soy buscando en google), todo se derrumbo y comence una recaida que aun hoy (y ahora) continua.
brian.

No hay comentarios.: