domingo, noviembre 30, 2014

Folleto

Me consiguieron los programas de diseño para poder trabajar. Se acabaron los dias de dormir hasta que me despertaba solo y volvieron  las jornadas de estar en la oficina de lunes a viernes. Puede zonar raro, pero necesitaba volver a la rutina tradicional de trabajo.

Sin embargo, si intento contar esto, es porque hay algo mas para contar y mas cuando uno trabaja donde trabajo hace mas de cuatro años. El mismo dia que terminan de instalarme los programas, aparece un señor pidiendo por favor un folleto para ya mismo. Ok, ¿y el texto? pregunte. No esta, lo estamos terminando me dijo. Perfecto conteste y me puse a armar una base enla cual trabajar. pero... NO ESTABAN INSTALADAS LAS TIPOGRAFIAS! Ninguna. Cero. Tuve que llamar a informatica y pedir que las instalaran.

Mas o menos, la hora delpedido fue a las 14 hs. Ni bien nos pusimos de acuerdo dije que tenia que irme a mas tarde 17:30 para poder llegar a la ultima clase del taller con mis alumnos. Pasaba y pasaba el tiempo y el texto no estaba terminado. Momento de panico. Momento de si digo que me voy a la mierda termino siendo un garca y encima un nuevito garca (llevo menos de dos meses laburando en esa oficina exactamente). Empiezo a pedir fotos, a pedir algo con que avanzar mientras tambien lo hacian los segundos. Cada vez estaba mas cerca la hora de irme.

Y no llega nada. Por eso, empece a sudar desesperacion y cuando pasa eso, uno se esconde en la adrenalina que provoca trabajar a toda velocidad, pero era imposible. Eran las 17 hs y no estaba el texto final, sino uno tentativo y yo me tenia que ir, porque era la ultima clase del año con mis alumnos y...

Llego el texto. Pude acomodarlo. El diseño en general no era una locura, algo bien tranqui para un folleto hecho en 3 horas, prolijo y claro. Pero faltaba un mapa y ya eran 17:38. Cerraba los ojos de bronca, pero con los ojos cerrados no se puede hacer nada y seguia moviendo cosas, pidiendo que recortaran el texto. Alguien pregunta ¿no te tenias que ir? Si, si, pero todavia falta el mapa y...

El mapa aparecio. Acomode un poco. Explique como tenian que hacer si cambiaban el texto y me fui. Sali sacando fuego de las zapatillas. Subte, taxi (que por diez cuadras te cobran 30 mangos) y llegar 15 minutos tarde. Tanta verguenza tenia cuando llegue que me fui a mirar al espejo para tener la ajena tambien.

Al otro dia, llego al trabajo y pregunto que paso con el folleto, si lo pudieron presentar. Me contestaron que querian otra cosa. El diseño no estaba mal, el texto necesitaba otro enfoque, pero que se iban a encargar de otra oficina.

A veces pasa. A veces pasa siempre.
brian.

No hay comentarios.: