domingo, diciembre 14, 2014

1104






No me invitaron al asado de fin de año de la oficina. Algunos argumentaran que hace poco que trabajo, otros que es una cuestion de cortesia hacerlo, sin embargo, tengo un argumento mucho mas poderoso: Al mes de trabajar ahi, compre un pan dulce de 100$ para compartir con ellos.

Lo peor de todo es que varios se me acercaban comentandome cosas sobre el asado y yo con cara de "ah, ¿si? ¿Te vas a comer un sanguche de bondiola? ¿y por que no te lo metes bien adentro del ojete?".

En mi anterior oficina, haciamos lo imposible para integrar a los nuevos. Desde el famoso "derecho de piso" de ser el nuevito por al menos un año, a tener que contestar un cuestionario empresamente diseñado para ocasiones de nuevos compañeros. O sin ir mas lejos, invitarlos a comprar el almuerzo al mediodia como si fuera irse a Eurodisney.

Peeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeero....

De esta no me voy a olvidar oficina 1104.
brian.