viernes, abril 03, 2015

Pesaj 2015





En un rato, empieza otro Pesaj, la famosa fiesta judia que dura 8 dias en la diaspora y que trata sobre no comer pan, ver peliculas como "el principe de egipto" y bla bla bla. Ya hable varias veces de mis dias locos durante la pascua judia, pero creo que esta vez es un toque distinta a otras que tuve. Me parece que cualquier fecha que se repite año tras años es una buena excusa para sentarse a preguntarse algunas cosas. Pesaj, festividad que recuerda la liberacion de los judios de la esclavitud egipcia, intenta siempre poner en discusion "¿que es la libertad?", "¿somos libres?" y "¿por que comemos tanto estas dos noches?" (Me acaba de salir un chiste de judios de big bang theory). A veces, cuando se habla de libertad, se entiende que es "hacer lo que uno quiere" cuando, al menos creo yo, es "hacer lo que uno puede". Es comprender que ser libre es hacer hasta cierto punto porque sino se termina interfiriendo en la libertad de otra persona. Y aca es donde, un viernes a las 3:30 am, me siento frente a la pc, abro blogger y me pregunto: ¿estoy haciendo lo que puedo?.

Y siento que no.

¿Por que? No se. Repasando un poco mi alrededor, me esta yendo bastante bien y no me esta faltando nada. ¿Entonces por que tengo esta sensacion? Me encantaria saberlo para poder quejarme, pero hablando de quejas, desde lo de mi mama no me puedo quejar de nada, porque al final el responsable de todo lo que me pasa ahora soy yo. Antes, al menos la tenia a ella para decirle que mi vida era un desastre por esto o por lo otro. Me acordaria de algun trauma de la niñez y le diria que fue culpa de ella. Tambien, le echaria la culpa a mi papa porque se murio cuando era chico. O por ahi, a quien sabe quien convertiria en culpable de mis problemas.

Pero no.

Ahora no me puedo quejar por nada, porque quejarme seria una perdida de tiempo para agachar la cabeza, poner el audio de franchela diciendo "a comerlaaaaaaaaa" y tratar de solucionar lo que venga.

Entonces, sigo frente a blogger, una madrugada de viernes, vispera de pesaj y me vuelvo a hacer la pregunta: ¿estoy haciendo lo que puedo? Y no me queda otra que sincerarme y aceptar que soy esclavo de mi mismo y no tengo ni un Moshe (Moises para usted, amigo goi), ni diez plagas ni un Dios que me libere.

Jag sameaj.
brian.

pd: ¿sabia usted que mi nombre en hebreo es Moshe? Faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah.

No hay comentarios.: