miércoles, julio 22, 2015

Tuiter


Si faltaba un sintoma en mi vida para declararme en plena crisis de los 30 (que todavia no tengo pero que me esta matando la cuenta regresiva), fue el abrirme una cuenta de twitter.

Las primeras 24 horas fueron descubrir la alegria de un nuevo chiche, una sensacion que no tenia desde hace 23 años, cuando me compraron mi primer family game. Empezar a seguir gente, ver quienes me podian agregar, ver quienes te sugerian agregar. Fue toda una montaña rusa recibir los primeros favs, las notificaciones que me hacian explotar el bolsillo del pantalon donde estaba mi celular. Incluso, en el trabajo, iba todo el tiempo al baño a usar el wifi del piso de abajo (no se porque, pero ahi llega) y ver que novedad en 140 caracteres ocurria en el mundo. Nada podia salir mal.

Pero...

La sensacion de vacio y angustia seguia ahi mientras el telefono seguia vibrando y sonando como corneta de payaso empastillado.

Encima, la bateria se me acaba mas rapido.
brian.

No hay comentarios.: