lunes, junio 22, 2015

Secundaria


Todo el fin de semana estuve dando talleres en el Centro Cultural Recoleta en el marco del festival Emergente en el area del Emergentito, un espacio para chicos. No se en que momento me converti en el Topa de la historieta argentina, pero mas que agradecido por haber estado ahi y poder interactuar con pibes que me ganan 5-0 en imaginacion y ocurrencias. Lo unico malo, es que me cague de frio y aca estoy, en cama, entre nebulizaciones, reposo y el peligro que es estar en internet con mucho tiempo libre. Osea, me puse a buscar ex compañeros de la secundaria en facebook.

Muy pesima horrible idea.

Casados, viajeros, cheffs y hasta medallas de bronce en mundiales de matematicas.

Pero....

A Lobo lo odiaba. Y el me odiaba a mi. No nos queriamos ni un poco. Lo peor de la situacion es que mis mejores amigos eran los mejores amigos de el tambien. Situacion bastante ridicula, pero al estar los dos mas o menos cercanos, nos tolerabamos.

Me acuerdo que me invito a su cumpleaños en una quinta junto a otros 10 compañeros del colegio. Lobo era un pibe que iba al gimnasio, pensaba que si eras gordo no la ibas a poner nunca y decia estudiar mucho pero le iba como el orto. Era imposible no odiarlo, por eso todavia me parece ridiculo porque fui al cumpleaños. Por ahi me pense que iba a ser divertido ir a la pileta, comer unos patys y todas esas cosas que se hacen.

La familia habia contratado un micro escolar para llevarnos y tenia que llegar a las 20 hs para llevarnos devuelta a capital, pero el chofer llego 2 horas mas tarde. El padre de Lobo se enojo y le dijo que era una verguenza que llegara a esa hora y que no iba a dejarnos volver tan tarde. Ya la mayoria rondaba los 18 años y sabiamos volvernos de noche a nuestras casas pero este hombre nos sobreprotegio de mas. Me acuerdo de Nudel me miro y me dijo: "que pelotudo, me quiero ir".

Nos quedamos a dormir. Comimos devuelta patys y llego el momento de irnos a soñar con los angelitos. La gran mayoria durmio en la cocina entre dos colchones, alguna bolsa de dormir y unos perros que no me acuerdo si eran de la familia o daban vueltas por la quinta. Yo estuve solo en el living frente a un arbol de navidad. Dormi muy bien. El resto como el orto.

Entre al perfil de Lobo y me genero lo mismo que hace 10 años. Como si no hubiera pasado ni un dia desde que ibamos a la secundaria.
brian.

Pd: Miento, esta re gordo.

domingo, junio 14, 2015

4 cosas


-El jueves termine de leer la biografia de Fontanarrosa que escribio Horacio Vargas y publico Homo Sapiens. Escrita mas cercana a pequeños articulos para una revista dominical, no termina de explicar al personaje, sino se convierte en una sucesion de anecdotas y eventos. Por ahi, no hay mucho que contar de un tipo que se sentaba a dibujar dia y noche, tomar cafe y ver futbol, pero al libro le falto algo. Sin embargo, la cronica de los ultimos dias es muy emotiva y lejos del golpe bajo.

-Me quise hacer el copado con un compañero del laburo que trajo a su hijita a la oficina. Le preste una pelota de pelotero y el lego trucho de la Viuda Negra. No me los devolvio. Temo que nunca vuelva a ver mis juguetes otra vez.

-Fui al cine a ver Sin hijos. Es la primer pelicula de Ariel Winograd que me gusto (con Cara de queso no me paso nada) . Es graciosa, todos estan bien y la nena, no es que se zarpa, pero esta muy muy muy bien.

-Encontre en una libreria de Avenida de Mayo "El pequeño Vampiro y la sociedad protectora de perros". Joann Sfar es un genio, pero eso ya lo sabiamos.
brian.

domingo, junio 07, 2015

Escupidas

El lunes pasado, cruzando Callao, un grupo de militantes del Frente de Izquierda repartian folletos con el candidato de turno. Uno de esos folletos fue agarrado por una señora delante mio que me lo tiro en la cara. Ni lento, ni vago, me tire encima de la señora para que me pida disculpas pero...

Recibi dos escupidas directas a la cara y los insultos: culo roto, trolo, chorro e hijo de puta.

El marido (supongo), vestido con 180 kilos de verguenza, me dio la mano y me pidio disculpas (ahi recibi el segundo garzo directo al ojo) pero la señora no paraba de gritar y convertirse en un agujero negro de atencion.

Di media vuelta y me fui negando la situacion con la cabeza. Para calmarme, entre a todas las librerias que pude. Me compre un libro de humor grafico. No estaba tan bueno.
brian.