jueves, febrero 04, 2016

Medico laboral


Desde que empezo esta semana que vengo amagando caerme enfermo de una de esas gripes de verano. Por eso, un dia parece que si, al otro parece que no. Como si fuera un subibaja energetico. Gran parte del dia me lo paso en el trabajo, por eso, sin muchas dudas, baje al consultorio del medico laboral y pedi que me atendiera. No me imaginaba para nada lo que iba a pasar despues.

Un par de veces fui a ver al mismo medico. La primera, durante un ataque de dolor en la garganta, me dio una pastilla para hacer gargaras contra el mal aliento y la siguiente me mando a casa cuando le dije que era una canilla libre de vomito sin revisarme, solo escuchando mi relato (obviamente, atrapante, electrizante, sin comparación). Por eso, esta semana fui a verlo esperando me mandara devuelta a mi hogar, pero no lo convenci. Le dije que tenia un dolor de cabeza espantoso y me sentia mareado y sin energia, por eso fruncio los ojos, se rasco la pera y dijo: "no tengo nada para darte". Nada. No tenia ni un mejoralito. Ni un beldent sin azucar de eucaliptus y anana. Empezo a revisar los cajones y encontro un calmante, me dijo que me lo tomara y que viera.

No lo tome.

Cuando volvi a casa, despues de mi jornada laboral, me acoste, me tape hasta el cuello a pesar del calor y me dormi hasta el otro dia.
Me senti un poco mejor.
brian.

No hay comentarios.: