martes, marzo 22, 2016

Abraham y Dov

Lo unico que tengo para contar es lo destruido que estoy. Que termine un diseño, que revise lo otro, que mande un mail, que baje, que suba, que llame, que otra vez imprima, que no imprima mas, que cambie un nombre, que agregue otro, que saque el anterior y asi y asa. Por eso, para levantar el rating del blog, vamos a hablar de como me encontre dos viejos el otro dia y mi charla con ellos.

Para ir a dar taller a Punc (Belaustegui 393, martes de 18:30 a 20 hs), bajo del subte en Malabia y agarro esa calle para despues agarrar Warnes y por un ultimo Belaustegui. Hace unas semanas, yendo por ese recorrido, veo a dos viejos tomando cafe. Dos ex profesores de la secundaria de historia judia. Uno de ellos, Abraham, fue el que me dio el diploma en mi ultimo año. Dov, en cambio, no tiene anecdota. Por eso, centremonos en Abraham, no porque Dov haya sido mal profesor, todo lo contrario, pero no puedo contarles algo mas alla de que es viejo, judio y pelado.

En las clases de historia judia de Abraham, iba, escuchaba lo que decia y cuando habia prueba anotaba lo que el habia dicho. Generalmente me sacaba 8 y me iba muy bien. Era una materia que me gustaba mucho y como veran me resultaba sencilla. Me gustaba mucho como Abraham daba las clases y sin dudas fue uno de mis profesores preferidos de la vida entera y mundial. Generalmente, cuando me sacaba alguna mala nota o me comia un reto de un profesor, agachaba la cabeza y me comia toda la mierda que habia. Sin embargo, la unica vez que le discuti a uno, fue con Abraham.

Fue por una prueba sobre los años 30 en Palestina, los conflictos entre arabes y judios, el libro blanco, pre II guerra mundial y demas etcs. Como dije antes, no bajaba de 8 ninguna prueba con el, pero aquella me saque un 5,50. No lo podia creer. Aca habia pasado algo mal. Fui con toda la furia a pelear mi nota, ese viejo hijo de puta me habia cagado la vida y no podia ser asi. Discutimos. Se puso rojo, rojisimo. Abraham era un tipo al que deciamos Bimbo de lo blanco que era, por eso, llamo muchisimo la atencion el color fuego que tomo por mi discusion. Y yo seguia discutiendo y discutiendo.

Pero el tipo tenia razon.

En el examen, me mande la cagada de confundir conceptos, parecidos pero nada que ver. Entonces, cuando lo vi el otro dia, me presente, obviamente no se acordaban de mi, les conte quien era, le dije que me habia dado el diploma y le pedi disculpas. Me fui, los deje tomando cafe y segui caminando hacia Punc.
Brian.

1 comentario:

Ricardo De Luca dijo...

yo una vez fui a pelear mal una nota en el CBC, en semiología. Me había sacado un dos y conseguí un 3...