viernes, marzo 17, 2017

Arritmia




El jueves llegue a casa, salude a Muffin que me esperaba saltando, la agarre, le puse la correa y nos fuimos al veterinario que teniamos turno con el cardiologo. Todo el dia habia estado nervioso por eso. Unos dias antes mi hermana me dijo que la habia llevado al medico y que le habian encontrado una arritmia y que por eso tenia que ir el jueves con la perra. Yo de chico tuve lo mismo, por eso, mientras caminabamos hasta la veterinaria, no podia dejar de pensar en toda aquella epoca de medicos y comidas sin sal. Muffin creo que pensaba que estabamos paseando como siempre.

Cuando llegamos, la veterinaria nos dice que era a las 19 hs. Eran 18:30 hs. Le decimos que mejor nos vamos a dar una vuelta y eso hacemos. Fuimos a la plaza de Avellaneda y Donato Alvarez. Caminamos un toque y volvimos.

Tocamos el timbre. Nadie nos atiende. Pasan 10 minutos. Nadie nos atiende. Por la ventana, veiamos que la veterinaria estaba atendiendo. Seguimos esperando un rato mas. Llega el cardiologo. Toca el timbre y al toque le abren. Pasamos. Habia dos perros antes que nosotros. Un caniche y otro que no se que raza es. Se llamaba Brownie.

Nos sentamos y esperamos. Suena el timbre y entra una bestia mitologica de 200 kilos. Babeaba y cada paso que daba retumbaba todo el cuarto. Lo meten directo en una pieza con otro veterinario. Muffin no lo podia creer. Yo menos.

Pasa el caniche a atenderse. Lo vemos. Muffin estaba nerviosa de estar ahi y un poco temblaba, pero el otro caniche era peor. Queria escaparse a toda costa. Mientras tanto, Brownie le ladrada a la pared. Pobrecito, tenia cataratas en los ojos.

Nos toca pasar. El cardiologo le hace el electrocardiograma. Es similar al que me hacian de chico. Muffin todavia estaba un poco nervioso y yo la calmaba mientras le ponian los cables. Se fue tranquilizando. El veterinario nos dijo de esperar en la sala los resultados.

La bestia mitologica sale del cuarto. Babeaba y cada paso que daba retumbaba el cuarto. Lo acompaña su dueño y el otro medico. Se despiden. Chau, chau, nos vemos. Muffin no lo podia creer. Yo tampoco.

Nos llama el cardiologo. Nos dice que es una arritmia respiratoria normal, que a los caniches le pasa mucho. Que no me preocupe. Nos dice cuanto le tenemos que pagar y nos despedimos.

Brownie seguia ladrandole a la pared.
Brian.