jueves, octubre 03, 2019

Ferro II








El viernes pasado, 28 de septiembre de 2019, Ferro recibio en su estadio a Obras por la primera fecha del torneo de Super 20. En este torneo, participan todos los equipos de La Liga Nacional de Basket y se dividen en cuatro grupos de cinco equipos cada uno. Ferro y Obras comparten el grupo C con Hispano, Argentino y Platense. Los dos mejores pasan a cuartos de final y el ganador de las rondas siguientes clasifica a un torneo internacional (nunca esta en claro a cual).

Desde la semifinal con San Lorenzo que no iba a la cancha a ver a Ferro. Esa serie la perdio 3-1 y mas tarde San Lorenzo se consagraria campeon, pero no se sintio como una derrota. Ferro jugo todo el campeonato con menos recursos que muchos equipos que fueron eliminados antes. La sensacion fue que se puede hacer muchisimo con poco.

Y esta capacidad del basket es lo que mas me gusta: el deporte como constructor de ficcion y de historias.

El estadio de Ferro, el Hector Etchart, se divide de dos tribunas. En una se encuentra la hinchada y en la otra se situan los espectadores mas tranquilos quien comparten el espacio con los hinchas visitantes (unas vallas separan a los diferentes aficionados por cualquier clase de inconveniente). En este sector me siento siempre. Justo en la mitad de la cancha.

No es que no me gusta cantar, ni alentar, pero prefiero estar mas atento al partido, al movimiento de pelota, de jugadores, estrategias y tacticas empleadas. Tambien festejo todos los puntos aplaudiendo. A veces grito. Casi siempre grito los puntos. Cuando el partido es peleado, me la paso parado. Yendo y viniendo. En varias ocasiones, los de la television me pidieron que me siente porque les tapo las camaras.

Pero volviendo al tema de mirar el partido: cada partido es una historia.

Ferro arranco el partido bien arriba. Los primeros ataques fueron con pelotas al poste bajo para Kevin Hernandez. Hernandez. despues de terminar la temporada pasada, dijo que queria el iba a hacer todo lo que fuera para que el equipo ganase, pero que queria mas protagonismo ofensivo. El primer partido termino con 21 puntos y 16 rebotes. Una bestialidad. El segundo partido, contra Hispano de visitante, sus numeros fueron mas modestos, pero el equipo gano y sigue promediando en doble digitos tanto en puntos como rebotes. Si sigue jugando asi, puede pelearle el puesto de pivot suplente a Gallizi y Caffaro en la Seleccion para los juegos olimpicos en Tokyo?

Otro de los jugadores de Ferro que tiene una historia interesante es Erik Thomas. Recien llegado al equipo, Thomas es hijo de Jimmy Thomas, quien fue campeon y MVP de las finales con Ferro en 1989. Jimmy se enamoro de una argentina unos años mas tarde y tuvo dos hijos. Uno de ellos es Erik quien jugo al basket universitario en Estados Unidos y hace un par de años que juega la Liga Nacional. Es mas, jugo en las seleccion formativas de Argentina. Ambos Thomas juegan con el mismo numero en la espalda: el 4. La historia de Erik es una linda forma de ver el basket como una construccion de legado y reconstruccion del pasado.

Esta dos historias son dos ejemplos de como el deporte tambien cuenta una historia y como tambien, el conjunto de estas sumado a otras, armara una historia general. Es casi como ver netflix o leer Game of Thrones, pero con un monton de tipos muy altos corriendo de aca para alla y transpirando un monton.
Brian.

jueves, septiembre 05, 2019

Subasta








Mi jefe abrio la puerta de la oficina y me dice "Brian, me podes acompañar a comprar mandarinas?". Al principio no entendi, pero me levante, me puse la campera y lo acompañe.

En el camino hacia la fruteria, me pregunta si le puedo hacer un favor. Le digo que si y me comenta que tengo que ir a una subasta a comprar un cuadro, el cual descubrio estaba muy por debajo de su valor por medio de un amigo.

"25.000 pesos deberia valer, pero aparece en el catalogo de la subasta por 400" me dice. "Vos tenes que ir, ofrecer 450 y te vas, te copa?". Dije bueno y puse mi mejor cara de nada.

La subasta fue al otro dia por una casa de remates en el barrio de Recoleta. El lugar era amplio y lleno de muebles y cuadros de abuelo. El salon donde se iba a hacer la subasta era largo con 100 asientos y un escenario. Yo me sente en el medio, pero enseguida, ni bien empezo la subasta, me di cuenta que fue un error.

La dinamica del evento es super vertiginosa. El rematador ofrece un producto, dice su precio, acepta las ofertas y si hay una puja, sube el precio mas rapido que un rayo. El cuadro que tenia que comprar era el lote 351 y la subasta arrancaba en el 250, pero en 50 minutos hizo los 100 remates.

Las cosas que se remataron ese dia eran bastante comunes. Un juego de platos, un cuadro de un paisaje o unos elefantitos de ceramica. Los precios iban de 500 pesos a 8000, pero lo que mas plata alcanzaban las pujas era con los ponchos. Los ponchos arrancaban en minimo 40.000 pesos y algunos llegaban a pasar los 100.000. En esas pujas, me di cuenta que habia cometido el error de sentarme en el medio. Los que peleaban los precios de los ponchos se sentaban atras para tener en cuenta todo el movimiento de la sala.

Cuando llego el turno del cuadro que tenia que comprar, el rematador dice que su valor es 300 pesos, osea 100 pesos menos que lo que tenia entendido. Mi jefe, antes de entrar, me dijo que si alguien aparecia a pelear por el cuadro, ofreciera hasta 2.000 pesos, por eso, pense que todo iba a ser mas sencillo.

Pero NO!

Ni bien levante la mano luego que el tasador dijera 300, una señora al costado dijo "900". No tuve mucho tiempo para sorprenderme y levante la mano otra vez para ofrecer 1.000. La señora dijo 1.100. Yo, 1.200. Ella, 1.300. Yo devuelta 1.400. La señora 1.500. Sabia que hasta 2.000 podia ofrecer, por eso no dude y dije 1.600. El tasador la miro y le dijo "1.700?". La señora dijo no moviendo la cabeza y el cuadro era mio (o de mi jefe). La cantidad de adrenalina que me corria por el cuerpo despues de haber ganado la subasta podria haber matado una ballena. Sentia que habia corrido 30 cuadras en 20 segundos.

Salgo de la casa de remates y me encuentro con mi jefe. Le digo que mañana podia pasar a buscar el cuadro y nos volvemos a la oficina.

Al otro dia, volvemos. El se queda en la esquina y yo entro. Pregunto donde puedo pagar el cuadro y me dicen en la oficina de arriba. Subo las escaleras y habia dos oficinitas. En una estaba la caja (y un hombre pagando 90.000 pesos con billetes de 500) y en la otra... la señora que me habia peleado el precio por el cuadro. Esa señora me pregunta "esta para abonar joven?". "Si" le dije y me rei.

Pague, me dan el recibo y voy al salon donde se hizo la subasta a buscar el cuadro. Era chiquito. Feo. Nadie se podia imaginar que valiera 1.600 pesos o 25.000 lo que valia en realidad.

Salgo del lugar y me encuentro a mi jefe en la esquina. Me invita a comer unos panchos y despues de limpiarse mostaza de los bigotes me dice "sabes que quizas esto vale 2.000 dolares?".
Brian.

jueves, julio 04, 2019

Buffet








Esta es una historia triste.

Todos los dias iba a comer al comedor del trabajo. Ahi hay un buffet que trae comida a precios accesibles con menues bastante ricos. Ensaladas coloridas, sanguches sabrosos y platos calentitos. A veces, a la mañana, iba y me devoraba un cafe con leche con dos facturas por tan solo 50 pesos. Creo que he comido mas veces ahi que en cualquier otro lado (salvo en el Chino Centenario, un restaurante chino enfrente del Parque Centenario y en el que comi todos los mediodias de mi primer año en la secundaria).

Podria decir que en ese buffet fui feliz.

Hace dos semanas, fui a comer unas empanadas. 4 empanadas. 2 de carne y 2 de jamon y queso. No son la especialidad del buffet, pero son economicas y cumplen con el objetivo de calmar el hambre. Tambien me compre una botellita de coca cola sin azucar. En total gaste 152 pesos y pague con un billete de 1000. Mis ultimos 1000 pesos antes de volver a cobrar. La cajera me dio el vuelto y me volvi a mi oficina.

A la noche, fui a hacer las compras. Tenia 848 pesos en mi billetera. Compre los productos que iba a consumir esa semana pero no pude llevarmelos a mi casa. El billete de 500 pesos que me habian dado de vuelto en el buffet era trucho. Devolvi todo lo que queria comprar y me volvi a mi casa con las manos vacias.

Al otro dia, fui al buffet a reclamar. La cajera me dijo que era imposible y que deberia haber devuelto el billete en el mismo momento que me lo habia dado y que cuando ocurrian casos asi, no habia problema de devolverlo. Le dije que no me di cuenta, le conte como me entere que el billete era falso y le volvi a reclamar. Me contesto que ella no podia hacer nada. Exigi hablar con su superior.

Vino una mujer con cara de enojada.

Le explique todo devuelta. Me dijo que no me iba a dar nada y que yo estaba mintiendo. Le pedi por favor hablar con su superior, pero no estaba. Tenia que volver al mediodia.Tambien me ofrecio escribir en el libro de quejas.

Escribi un monton. Toda una hoja.

A las 13:30 subi a hablar con el superior. Toque la puerta de su oficina y me abrio un hombre colorado y pelado. Le explique quien era. Me dice que no puede saber si yo estaba diciendo la verdad. Le argumente que yo voy todos los dias a comer ahi y que seria poco inteligente querer robarle 500 pesos. Me contesta que mucha gente lo quiere estafar con billetes falsos y me los muestra. Le digo que no es mi caso y le comento que ya no me importan los 500 pesos pero que no me trate de mentiroso y ladron. Me dice "no te preocupes que algo vamos a hacer".

Vuelvo a mi oficina.

Mas tarde me llama la mujer con cara de enojada. Me pide subir a la oficina de su superior. Voy. Subo los dos pisos. Toco la puerta. La mujer me dice que no hay nadie. Que vuelva mañana viernes. ¿Por que me hizo subir entonces? Todo muy raro.

Al dia siguiente no pude ir. Tampoco el lunes. No volvi a ir al comedor desde aquel dia. Es mas, no voy a gastar un peso nunca mas ahi.

Son unos ladrones.
Brian.

jueves, junio 06, 2019

GOT libro 1








A fines del año pasado o a principios de este, no recuerdo bien, me compre todos los libros de Game of Thrones que hay publicados. Son 5 en total y cada uno tiene minimo 800 paginas. Ya lei uno y voy leida unas 230 paginas del segundo.

Los compre porque el cuñado de mi amigo Kokin decidio irse a vivir con su esposa a Peru, su pais de origen. Como tenia que sacarse de encima un monton de pertenencias, puso a la venta millones de libros. Estuve muy tentado en comprarle historietas, que tenia un monton, pero no me llamaba mucho la atencion ninguna. Un dia, timidamente, puso a la venta los cinco libros escritos por George RR Martin. Un par de dias despues, concretamos el intercambio de dinero por sus libros. En ese momento no me di cuenta que habia comprado muchisimo papel.

El primer libro me costo un mes y medio de lecturas en el subte. Una costumbre que tengo es la de leer literatura en el transporte publico e historietas en la cama. A veces trato de invertir las lecturas pero la mayoria de las veces es como les dije al principio. Por esa razon, el primer libro me costo un poco. Eran muchas paginas y la mitad de las cosas no me importaban. Sin embargo, promediando el libro, algo paso y mi lectura comenzo a ganar dinamismo.

George RR Martin escribe bien. Lamentablemente, tambien escribe mas de lo que creo que deberia. La primera mitad me resulto poco interesante. Tienen que pasar 100 paginas hasta que ocurre algo y 300 despues empiezan a desarrollarse sus consecuencias. Pero como dije antes, la segunda mitad explota todo. Los personajes carismaticos ganan envion y los que parecian aburridos construyen unas buenas bases para desarrollar dramaticamente mas tarde. El final, mas alla que es conocido, es solo la primera parte de su "final total". Las otras historias que conectan con el segundo libro me resultaron mas increibles.

El segundo libro lo empece a fines de la semana pasada y me esta pareciendo increible. Me da la sensacion que Martin se dio cuenta cuales son los personajes carismaticos de la serie y sabe aprovecharlos muchisimo mejor.

En fin. Sigo leyendo.
Brian.

martes, mayo 07, 2019

Fideo









Mis domingos son todos iguales. Salimos a desayunar con Keeki, compramos el diario, lo leemos, volvemos a casa, lavamos la ropa y mientras anda el lavarropas, lavo los platos. Pero hubo un domingo que fue distinto.

Abri la canilla de la pileta de la cocina, agarre el detergente y se lo puse a la esponja y comence a lavar los platos. Hasta ahi todo normal. Agarre la olla en la cual se habian hecho unos fideos la noche anterior y empece a limpiarla. Lamentablemente, algunos fideos secos estaban muy duros y eran dificiles de despegar. Por esa razon, trate de sacar uno con la uña pero hubo un pequeño accidente. El fideo duro pegado a la olla se metio debajo de la uña de mi dedo indice generando un dolor espantoso.

Me aguante el grito como pude y busque rapidamente algo que me ayudara a sacar el fideo de ahi abajo. Encontre un escarbadiente pero no servio de nada. Use las tijeras que sirven para cortarse las uñas y tampoco. No lo dude mas y sali para la guardia.

Siempre que me siento mal o me pasa algo que me genera la duda de si me voy a morir o no, corro a la clinica San Camilo. Alguna vez hable de ella y las multiples veces que entre ahi. Desde la vez que me descubrieron el quiste parameniscal en la rodilla o cuando lo vi a Pablo De Santis y lo volvi loco a preguntas. Se podria decir que me siento muy comodo en el San Camilo.

Aquel domingo, entre a la guardia alrededor del mediodia. Me atendieron rapido. El dedo estaba hinchado y el dolor era constante. Me costaba quedarme quieto. Le pedi al medico que no se ria de lo que me habia pasado y le conte todo. No lo podia creer. Yo tampoco. Entonces, me lavo con agua oxigenada, agarro un bisturi y comenzo a cortarme la uña alrededor del fideo. El fideo se podia ver en todo momento. Era una mancha blanca que atravezaba toda la uña. Corto hasta la mitad y dijo que no podia mas. Me lavo, me puso pervinox y me vendo el dedo. Tambien me receto un antibiotico.

Al dia siguiente, tuve que ir a la guardia medica del trabajo porque no podia usar el mouse sin aguantarme el dolor. Espere dos horas para que me atiendan y la enfermera me vendo el dedo nuevamente hasta casi hacerme llorar.

El dolor duro una semana mas y no podia hacer nada. Ni dibujar, ni escribir en la computadora, ni limpiarme bien el culo. El dolor aflojo cuando empezo a salirme pus. Hoy, la uña sigue mitad normal y mitad blanca. Me da cosa pensar que el fideo sigue ahi.
Brian.

jueves, abril 04, 2019

Los ojos de Keeki








Ayer operaron a Keeki de los ojos.

A los chow chow es muy frecuente que los parpados le lastimen la vista. Tienen un poco mas de piel y a veces hay que operarlos. Es una simple cirugia estetica me dijeron. Por eso, y despues de ver que el ojo derecho se le cerraba cada vez mas, decidi que lo mejor seria operarla.

Tuvimos que ir a una oftalmologa para perros y hacer varios estudios prequirurgicos. A pesar que la doctora me decia que era algo sencillo, no pude evitar sentirme nervioso. Es mas, cuando entramos a la sala de operaciones con Keeki, me quede para que puedan inyectarle la anestesia. En un momento que me corri, ella me busco y no me encontraba. Se tiro de la mesa, pero las doctoras la agarraron justo. Me quede un ratito mas hasta que la oftalmologa me echo.

Mas tarde, cuando la fui a buscar, salio de la sala de operacion tambaleandose. Estaba todavia bajos los efectos de la anestesia. Tambien le vi el ojo inflamado, pero tambien abierto. Mientras ibamos para casa, se chocaba con todo y mas porque tenia el cuello isabelino puesto.

A los perros les toca un periodo de adaptacion cuadno tienen el cuello isabelino. Me acuerdo que Muffin tardo unos dias en ser la misma de siempre cuando lo tuvo. Keeki, no importa que cosa tenga enfrente, trata de pasarlo por arriba. Le cuesta entra al ascensor o pasar una puerta sin golpearse con algo.

Ayer a la noche, cuando nos fuimos a dormir, Keeki se subio como pudo a la cama. Moverse le cuesta, pero entendio que tiene que saltar con mas fuerza. Se acomodo al lado mio estirada y se durmio.

Hoy a la mañana, le pedi a mi vecino del 4 A que me ayude a ponerle las gotas para los ojos. Keeki no se deja. Tiene que ponerse dos diferentes. La primera durante 2 dias en el ojo operado y la otra en cada ojo 3 veces por dias y durante 2 semanas. Mi vecino entro a casa, trato de ayudarme pero Keeki no quiso. Le di las gracias y espere a que abran la veterinaria.

En la veterinaria, el doctor de Keeki le puso las gotas con mi ayuda. Me dijo que no habia problema si volvia mas tarde para ponerle el resto. Volvimos dos veces mas. Es imposible de ponerle las gotas solo.

La oftalmologa tambien le dio un antinflmatorio. Se lo tengo que mezclar con pollo, pero parece que la pastilla es medio fea porque ni con pollo parece comerla.

Mientras tanto, el ojo parece desinflamarse y va tomando su forma. Espero estas dos semanas pasen rapido.
brian

pd: tambien en dos semanas, le sacan los puntos del ojo derecho.

viernes, marzo 08, 2019

Esa bendita mania de contar








En enero me fui de vacaciones a Mar de Ajo. Una de las cosas mas divertidas para hacer en la costa es ir a las librerias de usados y saldos. Siempre es posible encontrar algun tesoro, ya sea por su precio increible o alguna sorpresa inimaginable.

En la peatonal de Mar de Ajo hay dos librerias pegadas. La mas comercial abre a la tardecita y la otra a las 18/19 hs. En esta me quede un rato largo viendo libros. Tenian una coleccion de saldos muy interesantes. Revolviendo libros, me encontre con "Esa bendita mania de contar" de Garcia Marquez.

Para el que no lo sepa, me lei casi todos los libros de Garcia Marquez y es un autor que me gusta mucho, pero "Esa bendita mania de contar" no es una novela ni una antologia de cuentos, es uno de los 3 libros que hizo con las desgrabaciones de los talleres de guion de cine que hacia en La Habana. Ya habia leido "Como se cuenta un cuento" y me resulto un libro muy didactico y claro para entender los conceptos estrategicos que se plantean a la hora de escribir un guion y contar una historia. Por esa razon, cuando vi "Esa bendita mania de contar", me acerque a la caja y pregunte su precio.

950$.... ¿QUE? (Brian del futuro: 950 pesos en enero de 2019 eran alrededor de 23 dolares)

No podia ser, le pedi por favor que volviera a fijarse. Debia ser un error. Se fijo. Llamo a la otra sucursal que quedaba en una galeria enfrente y confirmo el precio. Agarre el libro y lo volvi a guardar en donde lo habia sacado.

Un par de dias despues, en San Bernardo, encuentro el mismo libro. Envuelto en plastico. Con el precio pegado con un sticker verde. Decia 300$. Y en una libreria que tenia 50% de descuento en libros nuevos. ¿Este era un libro nuevo? Me acerco a la caja. Pregunto su precio. 150$. Me lo llevo.

La semana pasada termine de leerlo. Es mucho peor que "Como se cuenta un cuento", porque en ese, los alumnos del taller pudieron cada uno escribir un guion despues de charlar de como contar sus historias. En "Esa bendita mania de contar", los alumnos eran horribles. Ninguno pudo cerrar un idea. Hasta en un momento, me parecio que ni Garcia Marquez queria estar ahi.

En fin, ahora estoy leyendo otro libro. Es mejorcito.
brian.