martes, mayo 28, 2013

Nacional Biblioteca

Ayer fui a la biblioteca Nacional a hacerle un favor a mi amigo Juan Navarrete. Me habia pedido si podia conseguirle algunas imagenes de revistas Satiricon y Humor que hayan sido censuradas y como ahi tienen todo eso, me pedi un dia del laburo y me fui para alla. Generalmente, la gente se confunde la biblioteca nacional con la del congreso, la cual alguna vez he ido y pase varias horas leyendo. Por eso, hasta ayer minutos antes de salir, no sabia a donde tenia que ir. San Google me dijo donde y agarre mis cosas y me fui.

Fue la primera vez que salia "oficialmente" con mi nueva campera. Un dia atras, me fui a Solodeportes a ver precios y del espanto termine en Dexter. No entiendo como alguien puede pagar 500$ por una campera de algodon. En Dexter me compre una por la mitad.

Me fui a la parada del 124, me pare a esperar y como siempre tardo mas que los otros colectivos. Encima, por culpa de este clima que es una cagada, empece a transpirar como ballena fuera del agua. Juro que no entiendo. Un dia hace frio,otro diluvia, calor, mas frio polar, verano, no entiendo. Ademas, en el colectivo la gente no abre la ventana. ¿Cuan enferma puede estar una persona que no abre una ventana en un colectivo que va a baño maria? Loco, no hace frio, todo lo contrario, me estoy paspando las bolas por culpa tuya que no dejas entrar el aire.

El problema se soluciono a la altura de Medrano y corrientes. Me sente. Abri la ventana y me hice el boludo de todas esas miradas acusadoras de "Oh, dejo salir el tufo a jubilada".

Llego a la biblioteca. El colectivo me dejaba muy lejos, porque no me di cuenta que me dejaba otro. Entre, quede maravillado por la forma del edificio y empece a buscar a Judith Gociol quien era elcontacto de Juan para sacar fotos/escaner o lo que debia hacer. Me dice que las cosas estan en la hemeroteca (no se cual es la diferencia con una biblioteca) y pedi las revistas. Una mujer me pregunta si traje camara y conteste que si, sabiendo que no sabia que tenia que traer camara. Bendito el genio que penso que sacar fotos con el telefono era una buena idea. Me dan las cosas y... estuve dos horas sacando fotitos con el celular. Se me acalambraron todo los brazos. Desde los dedos hasta el hombro. Cientoveinte minutos de concentracion. Para el colmo, Judith Gociol me presenta como un investigador. Una vez llegue a decir que era arquitecto, pero investigador es demasiado para mi curriculum de mentira. Gracias al cielo y todos los peronistas, no estaba una revista que Juan me pidio y que senti en un momento uno de mis codos senti festejar.

Me fui de ahi y me volvi a casa. Almorce a la hora de la merienda, jugue al nba 2k13 y perdi contra miami.
Fin.
Brian.

sábado, mayo 25, 2013

Expensas

Desde que me mude ya pasaron tres consorcios por este edificio. Tres consorcios que, aunque suene increible, tengo que perseguir para pagarles las expensas.

El primero ni siquiera lo llegue a conocer. Me mude, nunca supe si tenia que pagar expensas o que, pero nunca aparecio. Cuando vino el segundo, Marcelo, ahi me entere que habia tenido al primero, sin embargo, este muchacho era imposible de encontrar. Decia que venia tal dia y no aparecia, prometia estar en el pasillo del edificio pero como yo no "estoy" adentro se me hacia imposible estar o por ahi venia al mes siguiente. La ultima vez que supimos de el, fue por unos mails diciendo que no podia cumplir con sus fuciones.

Hace unos meses ocupo el lugar vacante, un consorcio con una señora que te manda un newsletter con las ultimas noticias de administracion para edificios. Entrevistas a porteros, paritarias, etc. La primera vez que se presento, lo hizo con una hoja de calculo con el valor en pesos que iba a pagar cada departamento. Yo fui el unico que se dio cuenta que esta todo mal calculado. Pidio disculpas y nos mando devuelta todo calculado. Tambien, entro al edificio, hizo cuentas, se fijo del estado de todo, de mi pared con humedad, muy reposanble, aunque... Tenog que persguirla para pagar las expensas.

Le mandas un mail para preguntarle cuando pasa y te contesta que ya paso. ¿y por que no me toco el timbre? No se. Entonces, tenes que escribirle dicienod que tenes muchas ganas de pagarle y como podes hacerlo. Deci que la mina vive cerca y voy, pero voy cuanod puedo encima. No es que tengo los horarios fijos de llegada a casa y tampoco me la paso de joda, tenog que dar clases, a veces no se cuando salgo del trabajo y... bueno, a veces me voy por ahi a pasear, ir al cine, tomar una coca en un bar y ver el atardecer... pero yo quiero pagar las expensas. Juro que todos los meses tengo ganas. Vos me pones a elegir, medir 30 cm mas y jugar en la nba o pagar las expensas a tiempo, elijo lo ultimo. En serio.

Bueno, mientras escribo esto me suena el timbre. Llego la señora del consorcio. Voy a pagarle.
Chau
Brian.

sábado, mayo 18, 2013

Banco de santiago del estero

Yo tenia el concepto que los bancos son todos hijos de puta, que nacieron para cagarte la guita y que no se debe confiar mucho en uno hasta que ayer pise la sucursal porteña del banco de la provincia de Santiago del Estero. Es el banco mas pobre, feo y fabricador de lastima que creo voy a ver en mi vida. Despues de la experiencia de ayer, estoy convencido que hay cosas que ni la imaginacion llega con mucho pero mucho esfuerzo.

Entre, queda en Sarmiento y Reconquista, pleno de bajo de la buenos aires, y la entrada de por si, no parece nada relacionado a un banco. Es como la entrada a un edificio de esos que de chico recordaba como modernos (mas alla de cualquier definicion de moderno que un nene con educacion de jardin de infantes del estado pudiera tener) pero treinta años despues es un rejunte de marmoles gastados y sin brillo de tanto mirar. El guardia que esta en la entrada, muy amable y atento, tiene mas pinta de ser el tio que se disfrazo para la murga del barrio que un agente del orden y despues la distancia entre las oficinas comerciales y las cajas solo esta separada por menos de la distancia de un dedo de hobbit. Sin embargo, las cajas estan atras de una pared de plastico que muy bien su funcion de cubrir al cliente no cumple y es dificil de ubicar.

Paso al area comercial para que me expliquen como hacer una transferencia a la sucursal de cordoba, y la unica persona que habia era un hombre con un severo sintoma de huevos hinchados que hablaba por telefono. Me hace que espere con un gesto y miro los tres asientos qu hay para esperar. Si, tres asientos y estaban vacios. No va nadie a ese banco. Me doy cuenta donde estan las cajas, hago una cola yo solo y me llaman al toque. En cualquier momento esperaba una piñata y la felicitacion de ser la unica persona ajena al personal del banco que estaba ahi. Me atiende el cajero, me pregunta que tengo que hacer y me dice que el tipo con cara de culo me tiene que atender, tomar unos datos y asi volver a la caja.

Voy para el otro lado, el tipo dejo de hablar por telefono y me acerca un papel. Me pregunta el nombre de la persona a quien le estaba mandnado la plata, numero de cuenta y etc. Al final me dice que firme, me da la birome y firmo, pero no lo devuelvo la birome. "La birome es mia" y se la doy con una sonrisa disculpandome. El tipo no movio ni un musculo.

Mientras tanto, el cajero, que estaba ahi atras tomando mate (entenderan que no habia nadie haciendo cola ni nada) se empezo a pelear con otro empleado, tambien con cara de culo. Juro que el aire se cortaba con un papel. El cajero recibe el papel de los datos y me hace la seña de ir para el otro lado. El otro tipo se sienta y juro que balbuceo algo de entrar con un rifle para matar patos al otro dia o por ahi me lo imagine.

Vuelvo a la fila, me llama con el numerito y hago la transferencia. Me sonrie, saludo al guardia y me voy. Creo que se me rompio el corazon de lo triste de ese banco.
Brian.

sábado, mayo 11, 2013

Donar


No me acuerdo cuando deje de ver pokemon, pero seguramente es hace mucho. Creo que estaba en la liga naranja o algo parecido y uno de los personajes nuevos era un pibe que sacaba fotos en el juego que tenias que sacar fotos a pokemones (espero que se haya echado al que penso esa idea). La cuestion es que algo queme indignaba en ese momento de la serie era que Ash dejaba libre a sus pokemones cuando alcanzaban un nivel del carajo y despues lo veias perder en cada uno de los torneos. Ok, es mas impotante la felicidad del otro que la gloria, pero la cancion decia "tengo qu ser siempre el mejor, mejor que nadie mas" y bla bla bla. Osea, por un lado era un excelente material de autoayuda para niños y por el otro no entendias porque el propio Ash se autoboiteaba.

Pero bueno, esto no es un analisis de Pokemon.

El otro dia voy a la biblioteca de ciencia y labor y me pongo a revisar la seccion de historietas que fue basicamente donada por mi. Hay una importante cantidad de libros, revistas y fanzines. Aproveche hacerlo porque mis alumnos estaban muy tranquilos, algo que no pasa muy amenudo. En eso, me invadio una sensacion de arrepentiemiento: ¿como podia haber donado tantas cosas que me gustaban?

No se. Me senti un boludo. O mejor dicho, me senti Ash cuando seguramente vea a Charizard siendo el mas capo de los pokemones del mundo o Squirtl convertido en un Blastoise.

Pense seriamente meterme en la mochila algunas cosas. Los pibes no iban a darse cuenta, no habia bibliotecaria y... pense ¿por que done todo esto en un principio?

Volvi a acomodar todo. Y segui la clase.
Brian.

domingo, mayo 05, 2013

Feria del libro

Si vas a la feria del libro, hay que ir en horario pico. No se puede ir tranquilo, porque la gracia no es buscar lo que queres leer, sino chocarte, ponerte nervioso, putear a la vieja que freno de golpe y te la llevas puesta, que los nenes te cabecen las rodillas y comerte una vida en cada cola para pagar. No, la feria del libro es GUERRA. Y si no te gusta, anda a paser a Parque Rivadavia, Parque centenario o donde quieras.

Pero, no se trata de entrar en combates y batallas con otras personas. La gracia es ponerte encontra del sistema. De jamas de los jamases voy a entender el tema de los pabellones, ni porque dos megaeditoriales se ponen frente a frente con sus dos escritores famosos y ese pasillito de 2 metros que la separa y vuelve todo el recorrido en un trafico de gente insoportable, ni porque tenes que elegir el libro, hacer una cola para pagarlo y llegar a la caja y volver a pedir el mismo libro como si estuvieras en Mcdonalds, ni nada de nada. Aunque, a decir la verdad, amo la feria del libro.

Me gusta, me encanta, creo que si fuera una minita, la feria seria Marcela kloosterboer (como nos salva wikipedia para escribir bien los apellidos raros). Y ayer fui y siempre que salgo que me dan ganas de mas, de atarme con cadenas a los stands y pispear a cuanto esta un vasito de coca cola e indignarme.

Tengo ganas de volver a ir. Quien te dice.
Brian.