martes, mayo 07, 2019

Fideo









Mis domingos son todos iguales. Salimos a desayunar con Keeki, compramos el diario, lo leemos, volvemos a casa, lavamos la ropa y mientras anda el lavarropas, lavo los platos. Pero hubo un domingo que fue distinto.

Abri la canilla de la pileta de la cocina, agarre el detergente y se lo puse a la esponja y comence a lavar los platos. Hasta ahi todo normal. Agarre la olla en la cual se habian hecho unos fideos la noche anterior y empece a limpiarla. Lamentablemente, algunos fideos secos estaban muy duros y eran dificiles de despegar. Por esa razon, trate de sacar uno con la uña pero hubo un pequeño accidente. El fideo duro pegado a la olla se metio debajo de la uña de mi dedo indice generando un dolor espantoso.

Me aguante el grito como pude y busque rapidamente algo que me ayudara a sacar el fideo de ahi abajo. Encontre un escarbadiente pero no servio de nada. Use las tijeras que sirven para cortarse las uñas y tampoco. No lo dude mas y sali para la guardia.

Siempre que me siento mal o me pasa algo que me genera la duda de si me voy a morir o no, corro a la clinica San Camilo. Alguna vez hable de ella y las multiples veces que entre ahi. Desde la vez que me descubrieron el quiste parameniscal en la rodilla o cuando lo vi a Pablo De Santis y lo volvi loco a preguntas. Se podria decir que me siento muy comodo en el San Camilo.

Aquel domingo, entre a la guardia alrededor del mediodia. Me atendieron rapido. El dedo estaba hinchado y el dolor era constante. Me costaba quedarme quieto. Le pedi al medico que no se ria de lo que me habia pasado y le conte todo. No lo podia creer. Yo tampoco. Entonces, me lavo con agua oxigenada, agarro un bisturi y comenzo a cortarme la uña alrededor del fideo. El fideo se podia ver en todo momento. Era una mancha blanca que atravezaba toda la uña. Corto hasta la mitad y dijo que no podia mas. Me lavo, me puso pervinox y me vendo el dedo. Tambien me receto un antibiotico.

Al dia siguiente, tuve que ir a la guardia medica del trabajo porque no podia usar el mouse sin aguantarme el dolor. Espere dos horas para que me atiendan y la enfermera me vendo el dedo nuevamente hasta casi hacerme llorar.

El dolor duro una semana mas y no podia hacer nada. Ni dibujar, ni escribir en la computadora, ni limpiarme bien el culo. El dolor aflojo cuando empezo a salirme pus. Hoy, la uña sigue mitad normal y mitad blanca. Me da cosa pensar que el fideo sigue ahi.
Brian.